P

Glosario de la UE: Fuente

A / B / C / D / E / F / I / L / P / R / S / T / U / Z

 

Parlamento Europeo

El Parlamento Europeo (PE) es el único órgano de la UE elegido por sufragio directo y una de las asambleas democráticas más grandes del mundo. Sus 751 parlamentarios representan a los quinientos millones de ciudadanos de la UE. Los diputados al Parlamento Europeo son elegidos una vez cada cinco años por los votantes de los veintiocho países de la UE.

Las principales funciones del PE son las siguientes:

  • Poder legislativo: ahora, el Parlamento es colegislador. Para la mayor parte de los actos jurídicos, el Parlamento comparte el poder legislativo con el Consejo a través del procedimiento legislativo ordinario.
  • Poder presupuestario: el PE comparte el poder presupuestario con el Consejo ya que vota el presupuesto anual, le confiere carácter ejecutorio con la firma del Presidente de la cámara y controla su ejecución.
  • Control político de las instituciones de la UE y, en particular, de la Comisión. El PE puede aprobar o rechazar el nombramiento de los miembros de la Comisión y tiene poder para destituir a la Comisión en su conjunto mediante una moción de censura. También ejerce un poder de control sobre las actividades de la UE a través de las preguntas escritas u orales dirigidas a la Comisión y al Consejo. Además, el Parlamento constituye comisiones temporales y de investigación cuyos poderes no se limitan a la actividad de las instituciones de la UE, ya que pueden examinar también la actuación de los países de la UE en la aplicación de las políticas de la UE.

El Tratado de Lisboa ha reforzado la función del PE equiparando sus competencias a las del Consejo de Ministros. Este:

  • amplía el procedimiento legislativo ordinario (procedimiento legislativo ordinario) a 40 nuevos ámbitos tales como la agricultura, la seguridad energética, la inmigración, la justicia y los asuntos de interior, la salud y los fondos estructurales;
  • refuerza las funciones del PE en la adopción del presupuesto de la UE. El PE es responsable de la aprobación del presupuesto en su totalidad, que comparte con el Consejo;
  • permite a los diputados pronunciarse acerca de una amplia variedad de acuerdos internacionales negociados por la UE, tales como los acuerdos comerciales internacionales;
  • concede nuevos derechos a ser informados sobre las actividades del Consejo Europeo, la Presidencia del Consejo de turno y la acción exterior de la UE;
  • confiere al PE el derecho a proponer enmiendas al Tratado;
  • aumenta el poder de control del PE mediante la elección del Presidente de la Comisión Europea y la aprobación de los miembros de la Comisión Europea con un voto de aprobación.

 

Poderes y competencias de la UE

Las competencias europeas son competencias que los países de la UE atribuyen a la Unión Europea (UE) en determinados ámbitos.

En función del sistema de atribución, existen tres tipos de competencias:

  • Competencias explícitas: están claramente indicadas en los correspondientes artículos de los Tratados.
  • Competencias implícitas: según la teoría de las competencias implícitas, la competencia externa se deriva de la existencia de una competencia explícita interna. Por tanto, habida cuenta de que los Tratados otorgan a la UE competencias explícitas en un ámbito concreto (por ejemplo, el transporte), esta última debe tener competencias análogas para celebrar en ese mismo ámbito acuerdos con países de fuera de la UE (principio del paralelismo entre las competencias internas y externas).
  • Competencias subsidiarias: cuando no existe competencia explícita o implícita para lograr algún objetivo del Tratado relacionado con el mercado único, el artículo 352 del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea permite al Consejo adoptar por unanimidad las medidas que considere oportunas.

 

Política comercial UE

La política comercial común constituye uno de los principales instrumentos de las relaciones de la Unión Europea (UE) con el resto del mundo (artículo 207 del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea [TFUE]), así como una competencia exclusiva de la Unión (artículo 3 del TFUE). El Tratado de Lisboa amplió esta competencia para cubrir las inversiones extranjeras directas así como para situar al Parlamento Europeo como colegislador junto con el Consejo en lo relativo a las cuestiones comerciales.

La Comisión Europea negocia, en representación de todos los países de la UE, cuestiones de cooperación comercial como acuerdos comerciales con terceros países. Dichos acuerdos se alcanzan por mayoría cualificada. Sin embargo, el Consejo decide por unanimidad sobre los acuerdos relativos al comercio de servicios, la propiedad intelectual, las inversiones extranjeras directas, los servicios audiovisuales y culturales y los servicios sociales, de educación y de salud.

La UE participa activamente en la Organización Mundial del Comercio (OMC) y apoya la abolición de las barreras comerciales y arancelarias. Para proteger el mercado europeo, dispone de instrumentos como las medidas antidumping y antisubvenciones, el Reglamento de obstáculos al comercio y las medidas de salvaguardia.

 

Política exterior y de seguridad común (PESC)

La PESC de la Unión Europea (UE) se creó en 1993 en virtud del Tratado de Maastricht. Se ha ido reforzando progresivamente en tratados posteriores, en particular, el Tratado de Lisboa (título V del Tratado de la Unión Europea).

La PESC se basa en los principios y persigue los objetivos de las disposiciones generales aplicables al conjunto de la acción exterior de la UE, y se dirige de conformidad con estas. En este sentido, se propone preservar la paz, reforzar la seguridad internacional y promover la cooperación internacional, la democracia, el Estado de derecho y el respeto de los derechos humanos y las libertades fundamentales.

Desde la entrada en vigor del Tratado de Lisboa, la UE tiene personalidad jurídica (es decir, tiene la capacidad de firmar tratados internacionales). También cuenta con un servicio diplomático, el Servicio Europeo de Acción Exterior, que actúa bajo la autoridad de la alta representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad y la ayuda en el cumplimiento de su mandato (dirección de la PESC en calidad de presidenta del Consejo de Asuntos Exteriores y de vicepresidenta de la Comisión para el cumplimiento dentro de la Comisión de las responsabilidades que le incumben en las relaciones exteriores). En 2014, Federica Mogherini fue designada como alta representante (AR).

El Comité Político y de Seguridad (COPS), compuesto por embajadores de los veintiocho países de la UE, también actúa bajo la responsabilidad de la AR. Este sigue la evolución de la situación internacional en el ámbito de la PESC y desempeña un papel clave en la definición y el seguimiento de la respuesta de la UE a una crisis.

 

Política monetaria

La política monetaria se refiere a las decisiones adoptadas por los bancos centrales para influir en el coste y la disponibilidad del dinero de una economía. En el caso del Banco Central Europeo (BCE), el principal objetivo de la política monetaria es mantener la estabilidad de precios, que se define como una inflación interanual inferior, pero próxima, al 2 % a medio plazo (medida por el índice armonizado de precios al consumo).

El principal instrumento de la política monetaria del BCE es el control de los tipos de interés básicos. Los cambios en los tipos básicos afectan a los tipos de interés que los bancos comerciales ofrecen para los préstamos y los depósitos, lo cual influye en las decisiones sobre los gastos de los consumidores y sobre la inversión de las empresas.

Si se alteran los canales normales de aplicación de la política monetaria, los bancos centrales (incluido el BCE) también pueden adoptar medidas de política monetaria no convencionales, como los programas compra de activos, para restablecer la transmisión adecuada de la política monetaria.

Presidencia del Consejo de la Unión Europea

El artículo 16.9 del Tratado de la Unión Europea prevé que las distintas formaciones de la Presidencia del Consejo de la Unión Europea (UE) -que no sean las de Asuntos Exteriores- sean asumidas por los representantes de los países de la UE en el Consejo mediante rotación en igualdad de condiciones. El Consejo decidió que se llevara a cabo en grupos de tres países de la UE determinados de antemano. Cada miembro del trío asume la Presidencia durante un período de seis meses, con lo que se garantiza el buen funcionamiento de la labor del Consejo.

La alta representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad (desde 2014, Federica Mogherini) asume la Presidencia del Consejo de Asuntos Exteriores y representa a la UE en cuestiones relativas a la política exterior y de seguridad común.

Las responsabilidades de la Presidencia son las siguientes:

  • presidir las reuniones del Coreper y de los otros grupos de trabajo y comités del Consejo;
  • organizar y dirigir los trabajos del Consejo de conformidad con su Reglamento interno.

Presupuesto

Todos los gastos e ingresos de la Unión Europea (UE) son objeto de previsiones anuales y están consignados en su presupuesto. Estas previsiones deben ser conformes con el marco financiero plurianual (MFP), el plan de gasto a medio plazo de la UE, tal y como establece el Tratado de Lisboa (artículo 312 del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea). El último MFP cubre el período 2014-2020.

El presupuesto se financia a partir de los recursos «propios» de la UE (esto es, una proporción de la renta nacional bruta de cada Estado miembro y una parte de los ingresos fiscales por IVA, derechos arancelarios y otros gravámenes).

Cada año, la Comisión Europea presenta un anteproyecto de presupuesto al Consejo y al Parlamento Europeo, que comparten la autoridad presupuestaria. El Consejo adopta una postura sobre el proyecto de presupuesto antes del 1 de octubre del año anterior a aquel para el se propone el presupuesto. Si el Parlamento aprueba la postura de la Comisión, el presupuesto se aprueba.

Sin embargo, si el Parlamento Europeo presenta enmiendas a la postura del Consejo, debe reunirse el Comité de Conciliación para alcanzar un acuerdo. Corresponde al presidente del Parlamento confirmar la adopción definitiva del presupuesto.

 

Procedimiento legislativo ordinario (codecisión)

El procedimiento legislativo ordinario consiste en la adopción conjunta por el Parlamento Europeo y el Consejo, a propuesta de la Comisión, de un reglamento, directiva o decisión.

Este procedimiento se define en el artículo 294 del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea como el procedimiento legislativo más habitual de la UE. Le otorga al Parlamento Europeo la facultad de adoptar actos legislativos conjuntamente con el Consejo de la Unión Europea.

Con el Tratado de Lisboa, el Parlamento Europeo se ha convertido en un colegislador en igualdad de condiciones con el Consejo, excepto en los casos previstos por los Tratados, en los que se aplican los procedimientos de consulta y de aprobación. El procedimiento legislativo ordinario implica, asimismo, la votación por mayoría cualificada en el Consejo.

El Tratado también ha aumentado el número de ámbitos políticos en los que se aplica la votación mediante este procedimiento y contribuye de este modo a ampliar las facultades del Parlamento Europeo.

Este procedimiento implica una, dos o tres lecturas, así como un procedimiento de conciliación. Tiene por efecto multiplicar los contactos entre el Parlamento Europeo y el Consejo, los colegisladores, y con la Comisión Europea.

 

Profundización y ampliación

La profundización y la ampliación son dos corrientes de pensamiento sobre cómo debería evolucionar la Unión Europea (UE).

Con el tiempo, la UE ha evolucionado progresivamente hacia lo que aspira a ser una «unión cada vez más estrecha» entre los pueblos de Europa (artículo 1 del Tratado de la Unión Europea, TUE).

La noción de profundización hace referencia a esta unión cada vez más estrecha y se ve en la mayor integración de la UE. Su manifestación más evidente ha sido la transición de la UE hacia una unión económica y monetaria (UEM) y la introducción de la moneda única, el euro.

Los partidarios de la ampliación consideran que la UE debería aumentar en cuanto al número de miembros, pero que la adhesión debería ser más flexible de lo que desearía la corriente de la profundización. Además, la UE ha conseguido ampliarse, pasando de quince países en 2004 a veintiocho en 2013.

 

Protocolo de Kioto

Este Protocolo de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC), adoptado en diciembre de 1997, pone de manifiesto la nueva actitud de la comunidad internacional ante el fenómeno del cambio climático. El Protocolo entró en vigor el año 2005.

En el primer período de compromiso del Protocolo de Kioto, los países industrializados se comprometieron a reducir una media del 5 % sus emisiones de seis gases de efecto invernadero (dióxido de carbono, metano, óxido nitroso, hidrofluorocarbonos, perfluorocarbonos y hexafluoruro de azufre) durante el período comprendido entre 2008 y 2012 en relación con los niveles de 1990. La UE y quince países de la UE -los países miembros en el momento de la aprobación del Protocolo- se comprometieron a reducir conjuntamente sus emisiones en un 8 %.

Con objeto de llenar el vacío entre el final del primer período del Protocolo en 2012 y el inicio del nuevo acuerdo internacional en 2020, se aprobó una modificación al Protocolo de Kioto en la conferencia sobre el cambio climático que tuvo lugar en Doha (Qatar) en diciembre de 2012.

Las partes acordaron reducir las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) un mínimo del 18 % por debajo de los niveles de 1990 en el período 2013-2020. La UE, los países de la UE e Islandia acordaron cumplir el objetivo de una reducción conjunta del 20 % y van camino de conseguirlo. Además, se amplió la lista de GEI que contempla el Protocolo para incluir el trifluoruro de nitrógeno.

En el contexto del Protocolo, las partes deberán alcanzar sus objetivos principalmente con medidas nacionales. Sin embargo, también se contemplan medidas adicionales para alcanzar los objetivos a través de tres mecanismos basados en el mercado.

Los mecanismos del Protocolo de Kioto son:

  • el intercambio de cuotas de emisión entre las partes firmantes del Protocolo;
  • la aplicación conjunta de proyectos por parte de dichas partes, y
  • el mecanismo para un desarrollo limpio (con países que no hayan firmado el Protocolo).

De acuerdo con el Protocolo, se lleva a cabo un control de las emisiones reales de las partes, así como un registro detallado de las cuotas de emisiones intercambiadas. La Comisión publica anualmente su Informe de situación de 2020 de la UE y de Kioto, que proporciona información sobre los avances realizados por la Unión Europea y los países de la UE hacia la consecución de sus objetivos en materia de emisiones de gases de efecto invernadero.

 

Poderes y competencias de la UE

Las competencias europeas son competencias que los países de la UE atribuyen a la Unión Europea (UE) en determinados ámbitos.

En función del sistema de atribución, existen tres tipos de competencias:

  • Competencias explícitas: están claramente indicadas en los correspondientes artículos de los Tratados.
  • Competencias implícitas: según la teoría de las competencias implícitas, la competencia externa se deriva de la existencia de una competencia explícita interna. Por tanto, habida cuenta de que los Tratados otorgan a la UE competencias explícitas en un ámbito concreto (por ejemplo, el transporte), esta última debe tener competencias análogas para celebrar en ese mismo ámbito acuerdos con países de fuera de la UE (principio del paralelismo entre las competencias internas y externas).
  • Competencias subsidiarias: cuando no existe competencia explícita o implícita para lograr algún objetivo del Tratado relacionado con el mercado único, el artículo 352 del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea permite al Consejo adoptar por unanimidad las medidas que considere oportunas.

 

Anuncios